En la imagen se ve a todas las personas ganadoras de los premios de pie delante del rollup de Fundación Esplai mientras enseñan el diploma con mención al premio

Entrega de los IX Premios Fundación Esplai a la Ciudadanía Comprometida

El domingo 27 de mayo se celebró en el auditorio de La Casa del Lector en Matadero, Madrid, el acto de entrega de los IX Premios Fundación Esplai a la Ciudadanía Comprometida. Unos galardones que se entregan en reconocimiento a aquellas personas que colaboran, desde el voluntariado, en causas sociales y que representan los valores de promoción de la sociedad civil, innovación en el ámbito socioeducativo y trabajo por la e-Inclusión.

El evento ha tenido lugar en el marco de celebración del Foro18 Fundación Esplai Ciudadanía Comprometida, que este año ha tenido como lema “Juventud comprometida con la igualdad de género”.

Estos premios se conceden en tres categorías y las personas ganadoras en esta edición han sido:

Premio en la categoría de “Impulso al Tercer Sector”. Paloma Rodríguez Villegas.  Por su trayectoria vital y compromiso constante en el impulso y desarrollo de proyectos y organizaciones que contribuyen a la construcción de una sociedad más justa y solidaria para todas las personas. En especial, por ser pionera en la puesta en marcha de iniciativas dirigidas al empoderamiento de las mujeres: con la creación empresas, cooperativas y la asociación Candelita. Su trabajo es imparable, desde lo local –en Madrid- pero con un pensamiento global que le ha llevado a liderar también proyectos europeos, programas de cooperación en Colombia y la gestión del Centro Pachamama, en Madrid, para mujeres iberoamericanas. Paloma siempre busca dar respuesta a nuevas necesidades asumiendo retos, así hace unos años, y pensando en la jubilación y en el envejecimiento activo, emprendió un nuevo reto, la creación de una cooperativa de viviendas para personas de su edad: “un proyecto joven hecho para mayores”.

Accésit en la categoría de “Impulso al Tercer Sector”. Ibrahima Niang. Por ser un referente para la comunidad africana en Galicia, siempre disponible y con gran vocación de ayuda. Su papel como voluntario en programas de sensibilización en el ámbito escolar y educativo supuso un importante impulso al desarrollo de actuaciones en favor del conocimiento y del entendimiento de otras culturas. Desde que llegó de su Senegal natal, ha liderado iniciativas que facilitan la convivencia, la participación y el intercambio cultural. Ibrahima es, además, un importante apoyo tanto para los y las profesionales del área social, como para las administraciones públicas gallegas por su labor de asesoramiento, formación, mediación y representación.

Premio en la categoría de “Acción Socioeducativa”. Pilar García Bizárraga, Por su liderazgo voluntario como promotora del grupo de “Líderesas y líderes contra la violencia de género”, un proyecto de la Asociación Barró que se desarrolla en el distrito madrileño de Puente de Vallecas. Pilar llegó a Barró para mejorar su nivel de competencias y con el acompañamiento de la organización finalizó la Educación Secundaria Obligatoria. En este proceso de empoderamiento como mujer gitana, con un importante papel como agente educativo en su familia y en su comunidad, se ha convertido en un pilar fundamental del grupo que impulsa y lidera las acciones de formación, sensibilización y prevención en temas de violencia contra las mujeres en minorías étnicas.

Accésit en la categoría de “Acción Socioeducativa”. Albert Parés Casanova. Por su compromiso con la defensa de los Derechos Humanos, en concreto de los Menores Inmigrantes No Acompañados. Por su lucha incansable, denunciando las vulneraciones de los derechos de los chicos y las chicas más vulnerables e interviniendo como abogado para conseguir cambiar este sistema injusto que los penaliza y los deja desprotegidos. Albert creó la Asociación Noves Vies desde la que se hace la defensa legal y jurídica de estos menores, además de un activismo social y político. Albert es un referente en estos temas: formador y acompañante de otras organizaciones, realiza acciones de incidencia política y mediática, asesora en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Barcelona y ya ha recibido el reconocimiento de la Abogacía Española al ganar el premio “Nacho de la Mata”, premio de Derechos Humanos, en el 2017.

Premio en la categoría de “Trabajo por la E-inclusión”. Eduardo San Rufo Ecay. Por su constante y altruista dedicación a la puesta en marcha y desarrollo de iniciativas dirigidas a la inclusión social de las personas a través de la capacitación digital, promoviendo acciones que permiten a colectivos vulnerables incorporarse y participar activamente en la sociedad de la información y la comunicación. Lo hace a través de la Asociación INDISMATIC, de la que es promotor. Además, Eduardo es profesor de instituto y ha sido certificado por el programa  Microsoft Innovative Educator Expert de la empresa Microsoft, que reconoce el mérito de educadores y educadoras visionarias en el uso de la tecnología para cambiar la educación. Desde Calahorra, en La Rioja, su trabajo voluntario e innovador moviliza acciones solidarias basadas en el uso de las tecnologías.

Podéis ver fotografías de la Gala de entrega de premios en este enlace.

Financiado por:

Logo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *