Trabajar habilidades y competencias a través del teatro- 3 parte

REPRESENTACIONES

Esta es la parte central de la actividad. Es el momento en el que se llevan a cabo las
representaciones y las reflexiones.

El objetivo es crear distintas escenas que permitan poner en práctica las habilidades necesarias y también faciliten el debate y la reflexión a partir de todo lo que haya sucedido en la escena.

Empezamos trabajando en grupos pequeños (de 3 o 4 personas). A cada grupo le damos una tarjeta con unas consignas (estas dependerán de aquello que queramos trabajar). Estas
consignas pueden ser por ejemplo:

“imagina que eres una chica que has dejado la relación con tu novio… estás en tu casa muy agobiada y piensas en fumarte un porro…”,“sois un grupo de amigas y amigos que vas a una discoteca, vienen otros amigos y os ofrecen unas pastillas…”

Podemos darles las historias más o menos hechas, aunque también es posible dar espacio paraque sean ellas y ellos, en base a los conocimientos que tienen y a su propia experiencia,
quiénes ideen las historias a representar. Se da un tiempo a cada grupo para que prepare su escena y a continuación se presenta ante todo el grupo.

Aquí hay una nueva variación: podemos dejar que propongan las soluciones ya en la misma pieza teatral o bien podemos pedir que dejen la obra sin terminar, es decir, que la obra se pare en el momento en el que hay el conflicto o la situación que no sería la más deseable.

El hecho de que des del inicio terminen las obras, puede ser que nos lleve a la resolución de las situaciones un poco como por arte de magia y haciendo de todo parezca muy fácil.
En la segunda propuesta, es decir, si dejamos la situación abierta, con el conflicto, podemos
pedir a las demás personas (las que están mirando la obra) que propongan otras maneras de resolver la situación, y para hacerlo se pide su intervención. Es decir, por ejemplo en el caso de la chica, podemos preguntar: ¿hay otras formas en las que la chica podría actuar?

Cuando alguien dice que tiene una idea, se le pide que salga a escena y sustituya a la persona que hacía de chica. Se retoma la situación más o menos en el momento previo y la nueva persona (la que sustituye) se comporta de una forma distinta a como se ha presentado la obra inicialmente (en el caso que haya más personas en escena se tendrán que adaptar a la nueva situación, a la nueva propuesta). De esta forma se proponen nuevas posibilidades de resolver una misma situación y esto se puede repetir tantas veces como propuestas haya. Al finalizar las distintas intervenciones, podemos comentar y reflexionar sobre distintos aspectos:
– comentando las distintas soluciones que se han presentado, cómo han funcionado, etc.
– comentar cómo se han sentido o se podrían sentir los personajes, desde las distintas
posiciones
-comentar las habilidades y competencias que han aparecido en las obras, cómo han
aparecido, cómo han funcionado, etc.

Como podéis ver, el ejercicio tiene muchas posibilidades y se puede desarrollar más o menos en función de hasta dónde se quiera llegar.

En el sigueinte post de blog podemos ver como cerrar este taller 😉

Actividad de Bernat Feliu

Esta entrada fue publicada en Actividades de prevención para jóvenes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario