5 ponentes en la mesa de reflexión final del curso

Reflexiones sobre el curso «El móvil y las TIC al servicio de la eficiencia en la intervención social»

Durante un par de días hemos tenido la oportunidad de asistir a este curso organizado por la Taula del Tercer Sector Social de Catalunya, una buena oportunidad para conocer qué uso se está haciendo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el ámbito de la intervención social.

Aunque a mi entender la jornada tendría que haber seguido otra metodología para ser más coherente con el planteamiento de curso que tenía, y algunas presentaciones flojeaban respecto al contenido que uno espera en unas jornadas con ese nombre, fue un placer poder disfrutar de las experiencias y reflexiones de algunas de las exposiciones, siendo las mismas jornadas también un buen ejemplo del estado de la aplicación de la tecnología en la intervención social para lo bueno y para lo menos bueno.

A continuación presentamos a modo de resumen algunas de las ideas fuerza que se trataron, desde diferentes ámbitos y perspectivas profesionales, lo cual fue un acierto de la jornada:

  • Hemos de superar la visión negativa que históricamente se ha tenido de los avances tecnológicos.
  • El haber nacido en un determinado momento no garantiza que una persona sea competente en el uso de las TIC, habillidad no es competencia.
  • Big Data sin análisis es información, no conocimiento.
  • Los dispositivos digitales móviles son la tecnología sobre la cual la población se está alfabetizando digitalmente.
  • La brecha digital de acceso no ha sido superada todavía.
  • La tecnología se construye en ocasiones a partir de materias primas obtenidas en procesos de explotación humana controlados por grupos paramilitares como en el caso del Congo.
  • Se están priorizando cosas que no son las más importantes: las inversiones se orientan a ofrecer conectividad, a que la gente pueda comprar un determinado producto, pero no se trabaja por la educación y la construcción de ciudadanía.
  • La tecnología se implanta en determinados procesos para seguir haciendo lo mismo que hacíamos antes, cuando debería ofrecer una nueva forma de hacer las cosas, e incluso nuevas cosas.
  • La atención individualizada a las personas es algo muy costoso que la innovación tecnológica posibilita.
  • Personas y organizaciones necesitamos de un reto particular a partir del cual construir una estrategia.
  • Las TIC favorecen en muchos casos un estilo de aprendizaje basado en la copia y la replicación de contenidos. Es preciso reconducir esto a través de la educación para promover la reflexión, la creatividad, el pensamiento crítico y también valores como la gratitud, el respeto o la tolerancia especialmente entre los más jóvenes.
  • Es preciso mejorar la alineación entre las peticiones de personas desempleadas que llegan a los servicios sociales y los servicios de ocupación.
  • Enlazar emprendimiento al mundo de la intervención social es fundamental para que surjan apps y otros productos tecnológicos con valor social para el desarrollo de personas y comunidades.
  • La calidad en la implementación de un proyecto social implica que éste debe estar acompañado de un proceso de evaluación del impacto social que permita analizar el efecto a largo plazo de su acción.
  • La accesibilidad es fundamental para todo el mundo y es algo que hay que tener presente desde los primeros momentos del desarrollo de una solución tecnológica o de cualquier tipo.
  • Diseñar soluciones TIC con valor implica trabajar con equipos profesionales interdisciplinares, hacer participar a diferentes colectivos generando sinergias y empoderamiento de las personas desde la responsabilidad social.
  • Tengamos presente en todo momento la causa que ha motivado determinada creación y no nos perdamos con la herramienta tecnológica, anteponiéndola a su utilidad. Toda solución debe responder a una necesidad con la persona en el centro de la estrategia.
  • Atención a apps que permiten informar sobre personas para ser atendidas desde un proyecto de intervención social, sin el permiso de las mismas para registrar de forma digital información de carácter personal, es decir, información que permita identificarlas.
  • Las TIC pueden ser herramientas para la participación, el aprendizaje ubicuo, la socialización, la colaboración y la creatividad, es decir, la transformación social.
  • Atención a las alianzas de colaboración con empresas tecnológicas y los problemas éticos que eso puede introducir en la gestión de un determinado proyecto desde el ámbito social.
  • Todas las revoluciones tecnológicas necesitan de una revolución social que las ajuste y las ponga en sintonía.
  • Las TIC nos ofrecen la posibilidad de repensarlo todo: modelos políticos, de movilidad, relaciones laborales, servicios sanitarios, intervención comunitaria, educativa…

Podéis acceder a las presentaciones de los ponentes, los audios de algunas charlas y más información en la web del curso: «El móvil y las TIC al servicio de la eficiencia en la intervención social. Tejiendo alianzas entre sectors público, privado y 3r sector».

También podéis echar un vistazo a las reflexiones que Jaume Albaigès, uno de los ponentes, ha publicado en la web tecnolONGía con el título La transformación digital del Tercer Sector.

Gabriel González, área de e-inclusión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *