¿Sabías que….?

Las experiencias y los efectos de las drogas son diferentes en las personas y dependen de varias circunstancias: la composición de la droga, las caracterísitcas fisiológicas de cada persona ( edad, sexo, estado de su organismo en el momento de consumir…), sus experiencias previas con la droga, la frecuencia de uso…

Limitar el consumo de alcohol y otras drogas al fin de semana no las hace inofensivas: ya que se va creando la asociaicón entre salir-colocarse-divertirse, de manera que, a la larga, resulta más difícil salir y divertirse sin consumirlas. Además, lo principios psicoactivos de la mayoría de las drogas se van eliminando lentamente del cuerpo, acumulándose  y manteniéndose en algunas partes del organismo durante varios días. Los efectos del consumo pueden prolongarse a los primeros días de la semana siguiente, impidiendo que funcione con normalidad.

El tabaco no relaja: El efecto del tabaco es excitante. Cuando una persona necesita fumar, siente ansiedad, y al fumar el cigarrillo se relaja, ya que deja de tener esa necesidad y su ansiedad cesa.

El alcohol no sirve para entrar en calor ni da energía: Cuando una persona bebe tiene sensación de calor solo en la piel por la acumulación de sangre en la zona cercana a ella, ja que roba el calor del interior del cuerpo.

El hachís no ayuda a concentrarse: Entre otros efectos el hachís provoca que la memoria a corto plazo se ralentice y la persona pierda capacidad de concentración

 

Esta entrada fue publicada en Recursos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario