Factores de protección

Los factores de protección son aquellas circunstancias personales o ambientales que disminuyen la probabilidad de que una persona se adentre en el consumo de las drogas.

 Algunos de los factores de protección que pueden ayudar a una persona son:

  • Canalizar positivamente la curiosidad del adolescente hacia actividades constructivas.
  • Acercar a los jóvenes una información adecuada sobre los riesgos del consumo, a fin de favorecer una toma de decisiones libre y responsable.
  • Educar a los jóvenes y a los niños/as en valores y actitudes de aprecio, respeto y responsabilidad hacia su propia salud.
  • Fomentar en los jóvenes habilidades comunicativas y sociales (autoestima positiva, habilidad para resolver problemas, sentido de la responsabilidad, empatía…) para poder comportarse de forma autónoma en relación a su grupo de iguales y reducir el riesgo de consumo.
  • Promover un ocio alternativo del tiempo libre que les ayude a disfrutar sin poner en peligro su desarrollo. Será necesario presentarles su entorno para que puedan ver las diversas posibilidades de ocio que les ofrecen.
  • Atención de la familia a  los intereses de sus hijos ayudándolo a crearse una imagen positiva de sí mismo, estimulándolos para que realicen actividades positivas, estableciendo vínculos afectivos entre los miembros de la familia, etc.

Cuantos más factores de protección se presenten en el entorno de una persona, menos riesgos correrá de iniciarse en el consumo de drogas. Por lo tanto, es importante que la educación hacía los jóvenes no se centre solo en informar sino que  trabaje y potencie todos los demás factores.

Esta entrada fue publicada en Recursos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario