Londres, capital de la cocaína

Londres ha sido designada como capital europea de la cocaína. El Centro Europeo para el Control de la Drogas y de la Drogadicción, con base en Lisboa, ha adjudicado a la capital británica el número uno en el consumo de ‘farlopa’ per cápita, frente a Praga (la mayor consumidora de metanfetaminas), Eindhoven (a la cabeza por consumo de éxtasis) y Ámsterdam (sin rival en el reino del ‘cannabis’). En vez de fiarse en los resultados más que dudosos de las encuestas sobre consumo de drogas, los investigadores del centro europeo han desplegado sus tentáculos por las alcantarillas de las grandes ciudades, a la busca de trazas del uso de «sustancias ilegales». Con 711 miligramos de cocaína, detectados en el agua desechada en un día por cada mil habitantes, Londres aventaja a las dos otras dos inesperadas rivales en el podio europeo: la plácida Zúrich en Suiza (679 miligramos) y la ciudad portuaria belga de Antwerp (650). Los recientes escándalos de la cocinera-presentadora Nigella Lawson y del banquero Paul Flowers, que llevaba las riendas del Coop Bank, no son más que el reflejo de una tendencia que ha ido ganando adeptos entre los famosos televisivos, las altas finanzas y la alta política. La directora de Harpers Bazaar, Justine Picardie, ha acuñado incluso el término de ‘cocaine conservatives’ para ilustrar el uso del ‘perico’ entre la élite política. «En los años 60, las drogas eran parte de la contracultura», declara Picardie al Evening Standard. «Ahora es una manera de demostrar que se está por encima de la ley». Sobre los lazos entre la cocaína y la City se ha especulado bastante estos años. «Los banqueros consumen cocaína y por eso nos metieron en este lío», declaró en su día al ‘Sunday Times’ el profesor de neuropsicofarmacología del Imperial College David Nutt, que vinculaba el consumo de coca con la «sobreconfianza», la «negligencia» y «el ansia de más y más». Geraint Anderson, autor de ‘Cityboy: Beer and Loating in the Square Mile’, reveló hace dos años cómo la mezcla de alcohol y drogas duras sigue siendo una práctica habitual en las altas finanzas, aun después de la debacle financiera: «Nunca he visto circular tanta cocaína como en Londres». Los investigadores del centro europeo no especifican en qué alcantarillas londinenses se han encontrado mayores restos de coca, pero todo hace pensar que el centro de gravedad se ha desplazado desde Camden Town hacia Shoreditch, el ‘hub’ de la tecnología,más cercano a los centros financieros de la City y Cannary Wharf. Según la profesora de Química de la Universidad de Bath Barbara Kasprzyk-Hordern, que ha participado en el estudio europeo, los métodos usados para determinar el consumo de drogas de la población (hurgando en las alcantarillas) tienen «un mayor valor desde el punto de vista epidemiológico» que el obtenido por las encuestas. En los mapas elaborados por el Centro Europeo para el Control de la Drogas y de la Drogadicción, las ciudades españolas quedan en segundo plano, aunque la prevalencia del uso de drogas a nivel nacional se acerca bastante a la del Reino Unido, con un 31% de personas que aseguran haber usado cannabis (27% en España) y un 9,6% que reconoce haber usado habitualmente cocaína (8,8% en nuestro país).

Fuente: www.lasdrogas.info

Esta entrada fue publicada en Recursos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario