Proyecto justicia educativa

Actividades en las prisiones de Valdemoro y Alcalá Meco

Después de los meses de confinamiento, muy paulatinamente y aún con muchas limitaciones, hemos podido retomar algunas actividades presenciales en los centros penitenciarios de Madrid III-Valdemoro y Madrid I- Alcalá Meco.

Nuestro proyecto Re-conéctate, de preparación para la vida en libertad por medio de la formación en competencias digitales por un lado, y personales por otro – éstas última, con un especial enfoque en el ámbito familiar – también se está viendo afectado por las restricciones aplicadas por instituciones penitenciarias en las diferentes prisiones.

En el caso de Madrid III-Valdemoro – centro de hombres – entre noviembre y enero hemos podido realizar cerca de 40 entrevistas e iniciar 3 grupos nuevos, que suman un total de 24 internos (pues entre las nuevas restricciones aplicables a las actividades en el interior, está la de no superar un cupo de 8 internos por grupo), manteniendo a su vez otros 3 grupos de seguimiento. Sin embargo, la pandemia sigue dificultando la regularidad en la intervención, y a mediados de enero se volvieron a suspender actividades en el centro temporalmente. Para compensar, estamos teniendo videollamadas – para muchos de ellos, una experiencia novedosa, que complementa el proceso de formación en competencias digitales – y realizando visitas por locutorios dos días por semana, lo que permite mantener los vínculos establecidos y sobre todo realizar un acompañamiento que, quienes están viviendo la pandemia en situación de privación de libertad, con todo lo que ello supone de extra-restrictivo, agradecen enormemente.

Inicio de programa en Madrid I Alcalá-Meco

Por lo que respecta a Madrid I – Alcalá-Meco – centro de mujeres – y aunque con casi un año de retraso también por efecto de la pandemia, por fin hemos podido iniciar el programa allí y… ¡había muchas ganas! Además, quisimos iniciarlo en el mes de diciembre, o lo que es lo mismo, en período navideño, por ser una de las épocas más duras y difíciles de llevar en prisión y en las que nosotras creemos que es más importante si cabe estar. Y la verdad es que hemos tenido una excelente acogida, tanto por parte del equipo directivo como por parte de las internas. Filomena quiso también ponérnoslo difícil – como se aprecia en la foto, los primeros copos empezaban a caer el jueves previo a la gran nevada cuando salimos – pero no nos damos fácilmente por vencidas, así que seguiremos luchando contra los elementos para contribuir a procesos de preparación para la vida en libertad más efectivos, que respondan a necesidades vigentes en la sociedad actual y tengan en cuenta a la familia, como factores clave para evitar la reincidencia en el delito.

Virginia Pareja – Responsable de proyectos europeos y del área de Justicia Educativa

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *