portada memoria FE

Disponible nuestra Memoria Anual

Ya está disponible nuestra memoria anual en la que os explicamos  los principales proyectos que hemos realizado en 2019 y durante los primeros meses del 2020, y presentamos los datos cuantitativos y económicos referentes al año 2019. Detallamos las redes en las que participamos, las organizaciones con las que desarrollamos los programas, financiadores y entidades colaboradoras. 

En este enlace puedes leer y descargar la Memoria  

Aquí podéis leer la carta de nuestro presidente, Enrique Arnanz, valorando el trabajo realizado.

NUEVOS TIEMPOS, NUEVAS OPORTUNIDADES Y COMPROMISOS

Queridos amigos y amigas de la Fundación Esplai:

Empiezo con ganas de daros un abrazo, “un codazo” muy sentido. Es imposible escribir esta Memoria 2019/20 sin sentir la condena del coronavirus como algo que nos ha condicionado antes, ahora y en el futuro más inmediato. Aunque también gritamos desde el primer momento que la VIDA sigue y es mucho más elocuente y extensa que el Covid-19; en todo y en todos y todas y, por supuesto, también en lo referente a nuestra Fundación.

Recordamos algunos hitos de nuestro 2019: Cumplimos 20 años; Inauguramos nueva sede en Madrid; Afianzamos nuestra proyección en diferentes territorios del Estado; Ampliamos el Patronato y la contratación del equipo técnico; Nos dotamos de un nuevo código ético definiendo con claridad los valores que nos mueven y que queremos promover; Se afianzó nuestro compromiso con la juventud como destinataria preferente de nuestros programas de participación política, voluntariado, empleabilidad, solidaridad con poblaciones de riesgo…; Se reforzó el trabajo en red como elemento que define nuestra identidad como organización; Y acabamos el año con la sensación de que el compromiso de cada persona de la Fundación en el desarrollo de su trabajo se correspondía con la excelencia de su trabajo en equipo y de sus resultados. ¡Estábamos claramente en una fase serena y constante de expansión y crecimiento!

Pero el Covid nos rompió los tiempos, los espacios, los proyectos, los movimientos y viajes, los planes de expansión y crecimiento, la estabilidad conseguida. Nos sacudió con fuerza y de manera inesperada y nos obligó en pocos días a reinventarnos, situándonos en un escenario muy difícil. ¡Menos mal que nos pilló fuertes y unidos/as! Vimos con claridad que lo inteligente ante una situación límite era primero resistir, segundo minimizar los daños y, en tercer lugar, asegurar lo básico para mantener lo conseguido, sabiendo que las consecuencias sociales y económicas iban a ser desastrosas para todos/as, especialmente para los millones de personas que ya antes vivían en condiciones de precariedad. Igualmente, intuimos que el golpe iba a ser muy duro para el Tercer Sector.

Durante el confinamiento la Fundación no paró. El patronato ha hecho un análisis profundo de la sociedad post-Covid y de las urgencias que hay que afrontar, dentro de nuestras posibilidades, sacando conclusiones para el medio y largo plazo. Nuestra capacidad y experiencia de trabajo on line nos ha permitido continuar con bastantes proyectos, hemos dado un salto cualitativo en cuanto a la digitalización de muchas de nuestras acciones e, incluso, hemos iniciado nuevos proyectos gracias a que hemos conseguido nuevas licitaciones. La distancia física nos ha condicionado en algunos aspectos, sobre todo en lo referido a las formaciones y los encuentros presenciales, pero nos ha empoderado en otros. Hemos contribuido al fortalecimiento del Tercer Sector, sobre todo de entidades pequeñas y medianas, con los servicios de asesoramiento y formación del programa Gestión Tercer Sector. Se ha renovado el título y el contenido del área de Justicia Educativa y hemos reforzado nuestra presencia en Galicia. La formación para el empleo de jóvenes especializada en temas tecnológicos sigue respondiendo a las necesidades reales de las empresas y hemos puesto en marcha iniciativas relacionadas con la Inteligencia Artificial, con el apoyo de Microsoft. El programa #ChicasInTech continúa para que niñas y jóvenes ocupen un lugar relevante en el mundo de las tecnologías y superar así la brecha de género, que se ha demostrado con el confinamiento mucho mayor de lo sospechado.

Ahora nos toca continuar con unión, creatividad y coraje. Tengo la sensación de que los tiempos nuevos nos abren nuevas posibilidades, porque el Covid ha puesto en evidencia debilidades comunitarias graves en las que podemos aportar mucho en positivo.

¡Nuevos tiempos, nuevos esfuerzos!

 

portada memoria FE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *